Make your own free website on Tripod.com

 

Broncodilatador, medicamento que dilata las vías respiratorias (tubos bronquiales) de los pulmones. Se utilizan en el tratamiento de asma, bronquitis, enfisema y otras enfermedades que afectan a los pulmones. Alivian síntomas como el jadeo, la falta de aliento y la tos y restauran la capacidad del paciente para respirar cómodamente.

Los broncodilatadores actúan de varias formas. Algunos, como el albuterol, influyen en el sistema nervioso simpático, que regula la dilatación de los tubos bronquiales. Otros, como la teofilina, interfieren con la actividad de enzimas o células pulmonares que relajan los músculos contraídos de las vías respiratorias.

Muchos broncodilatadores se inhalan por la boca, en especial los que proporcionan alivio inmediato de ataques de asma. Otros se toman por vía oral en forma de comprimidos o soluciones líquidas, y algunos se inyectan por vía subcutánea. Los inhalados suelen prescribirse a dosis de 1 o 2 inhalaciones hasta cuatro veces al día. Un comprimido normal tiene entre 2 y 4 mg y se toma 3 o 4 veces al día. Algunos empiezan a actuar pocos minutos después de la administración. Otros no están formulados para proporcionar alivio sintomático inmediato y pueden tardar varias semanas en actuar.

Los pacientes tratados con broncodilatadores deben evitar el uso de otros medicamentos para aliviar los mismos síntomas, en especial compuestos inhalados, salvo que el médico indique otra cosa. El efecto de los broncodilatadores sobre la mujer gestante no se ha estudiado bien, pero se sabe que algunos producen defectos de nacimiento en animales cuando se administran a dosis elevadas.

PORTADA